logoBosonit_blanco

Claves para construir un dashboard eficiente

Picture of Bosonit
Bosonit

A la hora de plantear el desarrollo de un dashboard eficiente debemos tener en cuenta una serie de características básicas. Estos puntos son muy importantes de cara al desarrollo y al consumo de la información. Podemos dividirlos en:

  • Coherencia de los datos.
  • Limpieza.
  • Organización y simpleza.

Coherencia de los datos en un dashboard

La información coherente podemos conseguirla respondiendo a varias cuestiones básicas.

¿Qué quiero mostrar?

Es importante saber qué tipo de información vamos a mostrar en nuestros informes. Generalmente, esta información se ve facilitada por el usuario que consumirá el dashboard. En ocasiones, puede ocurrir que los usuarios al desconocer las capacidades de las herramientas de visualización no sepan qué es posible o que no representar. En estos casos la ayuda y asesoramiento por parte de los desarrolladores es vital.

¿A quién va dirigida la información que voy a representar?

Otro aspecto para tener en cuenta es conocer quién o quiénes serán los consumidores finales que explotarán esta información. Puede ocurrir que el cliente/usuario con el que más hemos interactuado para la construcción del informe no sea el único que accederá a los datos. Por esta razón, es esencial ser transparente y decidir cómo representar esa información de la mejor forma.

¿Cómo tengo que representar esta información?

En línea con el punto anterior, una vez sepamos a quién va dirigida la información que vamos a mostrar tenemos que ver cómo hacerlo de la mejor manera.


Habitualmente, los usuarios finales que van a explotar estos datos no quieren grandes complicaciones al navegar por el dashboard. Por ello, es clave construir una navegabilidad cómoda y ‘user friendly’ para reducir la complejidad a la hora de explotar la información.

Organización del dashboard

Cuando hablamos de organización, lo entendemos como la ubicación de los objetos visuales, en el informe. Obviamente, debe tener a su vez una coherencia en cuanto a su estructura. Por ejemplo, podemos dividir el dashboard en tres secciones: parte superior, centro y parte inferior.


En la parte superior colocaremos los insights de alto nivel como los KPI´s, títulos, logotipos, etc. La idea es utilizar únicamente un 30% del espacio para este fin.


En el centro, pueden estar los visuales que representen la tendencia de los datos o las métricas basadas en la actividad que queramos representar: tablas; visuales grandes como, gráficos de barras, mapas representativos, etc. ocupando un 50% del espacio. La sección inferior se utiliza para representar métricas granulares y KPI´s o tablas muy específicas. Esta sección ocupa, habitualmente, el 20 % del dashboard.


La representación de los datos la podemos reflejar en seis categorías:


Comparación: Comparar datos entre diferentes categorías.

  • Objetos visuales más utilizados: gráficos de barras agrupados y sin agrupar, gráficos de línea, gráficos “stackeados”, de burbujas, etc.

Datos en el tiempo: Representar la tendencia y los cambios de los datos a través del tiempo.

  • Objetos visuales más utilizados: Gráfico de barras, de líneas, de áreas y en cascada.

Correlación: Visualizar la relación entre dos o más variables.

  • Objetos visuales más utilizados: Gráfico de burbujas, de columnas, de línea y gráfico de puntos.

Distribución: Visualizar como los datos ocurren y están distribuidos en nuestro dataset.

  • Objetos visuales más utilizados: Histogramas o barras agrupadas.

Relación Parte/Todo: Mostrar como ciertos elementos forman parte de un todo.

  • Objetos visuales más utilizados: Barras agrupadas o Treemap.

Ranking: Visualizar la posición de los elementos en su orden de importancia.

  • Objetos visuales más utilizados: Columnas o barras ordenadas, gráficos funnel, etc.


De entre todos los gráficos uno de los más usados son los de tarta y derivados que, aunque son muy populares, hay una regla implícita (dentro de las buenas prácticas) en cuanto a visualización, siempre que se pueda, debemos evitar usar gráficos de tarta. No son gráficos que aporten más ni mejor información que las demás alternativas e, incluso, pueden llegar a confundir si hay categorías con frecuencias similares.

Limpieza y simplicidad en los dashboards

Se entiende como limpieza aquella acción que consiste en no saturar el dashboard de visualizaciones, objetos, tablas, etc.


Con los informes se busca conseguir la comprensión y entendimiento de la información, así como facilitar la toma de decisiones. Un exceso de objetos visuales puede provocar todo lo contrario, crear confusión y empeorar el rendimiento del informe, lo que puede frustrar a los usuarios.


Por sencillez entendemos un informe que no use demasiadas características avanzadas. El tipo de informe más habitual suele representar información estática y sin apenas interacción del usuario (más allá de poder filtrar y seleccionar aspectos clave para explotar los datos).


No obstante, hay ocasiones en los que es necesario ampliar la complejidad del informe, añadiendo características como Drill Down o Drill Throw, que permite explorar la granularidad de los datos hasta el detalle, o botones que desencadenan una acción determinada.

Últimas noticias